La Familia base de la construcción de la personalidad del niñ@.

La familia es el núcleo relacional y afectivo más importante para la persona. Nuestras vivencias en la infancia y adolescencia, como nos educaron, como fueron atendidas nuestras necesidades emocionales…, dan lugar a la personalidad que tendremos en nuestra edad adulta. Por eso es muy importante ser consciente de la labor que ocupan los padres en el desarrollo de la personalidad del menor, de su mundo afectivo y relacional. Los padres y las madres no vienen con un libro de instrucciones, sólo tienen sus propias vivencias como hijos o hijas y lo que puedan leer o teorizar al respecto.

Es muy importante el hecho de hacer consciente los procesos por los que pasan los niños y niñas desde que nacen hasta pasada la adolescencia, cuáles son sus necesidades emocionales y de relación, cuáles son sus capacidades, que podemos esperar de ellos/as en cada momento y cómo podemos acompañarlos en cada una de las etapas.

También poner sobre la mesa todos los aprendizajes vividos, la veracidad o no de los mitos referentes a la educación de los menores y nuestras propias capacidades y debilidades como personas y como educadores/as.

Consciencia es la palabra clave de la crianza, qué hago, por qué lo hago y qué quiero conseguir con mis actos educativos. Desde este planteamiento podemos aprender de nuestros errores, apreciar nuestros éxitos y sobre todo dar lo mejor de nosotros y nosotras mismas como madres y padres en un continuo aprendizaje vital.

Si tomamos consciencia de estos hechos y tod@s nos ponemos manos a la obra, trabajándonos primero nosotr@s como individuos para poder afrontar la maternidad y la paternidad de una forma plena, y fortaleciendo el amor, el respeto y la comprensión; estoy segura de que cambiaremos el mundo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *