Esta es mi declaración de intenciones…

Hoy con todo lo que sé, con la consciencia de las necesidades de l@s niñ@s, con mi propio autocrecimiento personal que me ha hecho empoderarme y responsabilizarme de mis emociones, de mi salud, de mi vida y poder así ver a l@s niñ@s en su esencia, sin juicios, ni estereotipos, ni “deberias”, ni “es lo que siempre se ha hecho”; hoy se me encoge el corazón ante realidades que viven los peques desde que están en el vientre materno.

Hoy, y cada día más, trabajaré para devolverles lo que es suyo, su esencia, su ritmo, su respeto, su contacto, su poder.

Y lo haré de la mejor forma que sé hacer, acompañando a familias en su proceso de crecimiento personal y de acercamiento a la infancia desde una óptica de respeto y amor incondicional.

Hoy empiezo con una declaración de mis principios, de lo que yo haría si volviese a quedarme embarazada (por ignorancia y falta de apoyo hay muchas cosas que no pude hacer con mi primer hijo):

  • Hablaría cada día con mi bebé, le grabaría un audio de empoderamiento y me lo pondría en el vientre cada día para que vaya creciendo con palabras de amor, de aliento, de poder.
  • Haría Canto Prenatal, Yoga e Hipnoparto.
  • Asistiría a grupos de mamás embarazadas, para compartir y sentirme cerca de otras mujeres.
  • Me pondría en contacto con una matrona que asista partos en casa y proyectaría mi parto.
  • Pariría en casa, con mi hijo, con mi pareja, con música, con una bañera de agua calentita, bailando, comiendo, gritando… siendo YO.
  • Seguiría mi instinto, dejando mi mente en un segundo plano.
  • Dormiría con mi bebé desde el primer día.
  • Daría el pecho todo el tiempo posible.
  • L@ llevaría siempre pegado a mi piel, hablándole, cantándole…
  • Me agacharía siempre a su altura, para que sepa que somos iguales y merecemos el mismo respeto.
  • Escucharía sus demandas, sin juicios, validaría siempre sus emociones.
  • L@ apartaría de las nuevas tecnologías por completo hasta los 2 años y a partir de ahí muy poco.
  • Le defendería de prácticas irrespetuosas vinieran de quien vinieran.
  • Escucharía sus propuestas en vez de darle yo siempre las soluciones.
  • Caminaría a su lado, sin empujar, simplemente acompañando.
  • Establecería muy pocos límites y muchas oportunidades de crecimiento.
  • Estaría el mayor tiempo posible con ella/el en casa, conciliando trabajo con familia.
  • Le llevaría a una escuela libre cuando creyese que está preparad@.
  • Acompañaría su llanto, su ira, su miedo desde el respeto y el amor incondicional.
  • Compartiría tiempo de ocio de calidad, con presencia absoluta.
  • Me pondría en su piel, separaría mis emociones y mi pasado de su presente.
  • Desterraría la palabra Disciplina y Obediencia, las sustituiría por Acompañamiento, Validación y Respeto.
  • Me respetaría a mi misma, me empoderaría cada día para ser el mejor modelo para mi hija/o.
  • Disfrutaría cada momento, cada experiencia, cada logro, cada fracaso con intensidad y presencia.

Seguro que se me quedan cosas en el tintero, es tan intensa la crianza y el desarrollo de una personita, son tantas cosas.

Maravillosa maternidad, un proceso de Autodescubrimiento increíble y una oportunidad extraordinaria de acompañar a otro en su camino de desarrollo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *