Emociones y Embarazo.

¿Por qué es importante cuidar de nuestras emociones en el embarazo?

La construcción del carácter del niño, su personalidad, va a depender principalmente de las experiencias que atraviese. A lo largo de la gestación, el nacimiento, los primeros años de vida, períodos en los que el cerebro está en pleno desarrollo, las experiencias por las que pase tendrán un gran impacto.

El bebé hasta los dos años percibe el mundo a través de la percepción emocional. Todo lo que percibe se convierte en una sensación o sentimiento que se interioriza y que hace suyo, no utiliza razonamiento ni la lógica, ni es capaz de defenderse de la experiencia que le embarga por completo.

Otra cuestión importante tiene que ver con la Memoria Emocional, que desde los comienzos del desarrollo del sistema nervioso ya está preparada para almacenar experiencias a nivel inconsciente.

Una de las claves para entender las consecuencias de la vida intrauterina y la primera infancia la encontramos en el mecanismo de disparo emocional de conflictos anteriores a nuestra capacidad de recuerdo, la analogía. A través de este mecanismo, una nueva experiencia con aspectos semejantes a otra cuyo recuerdo no nos es accesible, dispara toda la carga emocional asociada a la experiencia anterior.

El poder de esta información almacenada de forma inconsciente es enorme por lo que el objetivo principal de la crianza es tratar de minimizar la carga emocional negativa y traumática que se almacena en esa “biografía oculta”. No se trata de tenernos y tenerlos entre algodones para que no sufran ningún impacto emocional, las experiencias negativas tienen también una función muy importante en el desarrollo del cerebro y en la evolución de los patrones de comportamiento, pero siempre siendo respetuosos con este nuevo ser y dando importancia a las formas en las que nos comunicamos con él.

Cuida tu mundo emocional, aprende herramientas para amortiguar el golpe de los impactos negativos y libérate en la medida de lo posible de tus ansiedades, traumas, rabia o estrés. Pide asesoramiento si es necesario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *