Cómo favorecer la Autoestima saludable en tu hijo/a.

Seguro que has escuchado muchísimas veces la palabra Autoestima, pero ¿sabes realmente que es y por qué es tan importante?

La Autoestima, es como la palabra nos dice la “estima” o el amor que sentimos hacia nosotros/as mismos/as. Se construye desde la infancia a través de los mensajes que recibimos y las experiencias personales que tenemos.

Se basa en tres pilares fundamentales:

  • El Conocimiento de una/o misma/o.
  • La Confianza en una/o misma/o.
  • La Aceptación de una/o misma/o.

Por lo tanto tener una buena Autoestima quiere decir que somos conscientes de quienes somos, de nuestras capacidades y nuestras debilidades, que las aceptamos incondicionalmente y que confiamos en estas capacidades (emocionales, sociales, intelectuales, laborales…).

beach-children-enjoyment-870170

La familia es el lugar en el que aprendemos y desarrollamos la mayor parte de nuestras competencias por lo que juega un papel fundamental la capacidad de los adultos para tomar conciencia de la importancia de sus mensajes, actos y oportunidades que nos brindan en el día a día.

Tiene que existir un equilibrio entre la protección y la libertad, en ocasiones nuestros miedos personales rigen por completo la experiencia de nuestros/as hijos/as y eso les resta seguridad y oportunidades para realizarse y probarse.

Hablamos también a través de los miedos, y nuestros mensajes sin quererlo pueden dañar su confianza. Te comparto aquí una forma de transformar tus mensajes, desde la propuesta prohibitiva a la propuesta agradable y segura:

En vez de decir… Se puede decir…
“No vayas” “Vas a…
“No mires” “Vamos a …
“No hagas” “Hagamos…
“Miremos…

Si nuestros miedos nos impiden permitir que nuestro/a hijo/a haga algunas cosas solo/a, en vez de prohibir, invitemoslo/a a compartir con nosotros/as ese momento, lo que permitirá que estemos tranquilos/as y ellos/as realizados.

Otras cuestiones que podemos hacer para contribuir a su autoestima:

  • Dirigirnos al niño/a de forma positiva, no violenta, utilizando vocabulario y expresiones que entienda en su momento evolutivo.
  • Enfocar su atención hacia lo que sí puede hacer, darle alas a sus sueños.
  • Hablar y trabajar en casa las emociones, su conocimiento y su regulación. Educación Emocional.
  • Adecuar las normas a sus desarrollo y a su capacidad.
  • Evitar hacer cosas que ya saben hacer ellos/as por si mismos/as. 
  • Reconocer con él/ella sus errores y buscar soluciones. Centrarnos en las soluciones.
  • Validar sus propuestas y sus emociones.
  • Dar alternativas a sus deseos y necesidades. No prohibir sin más.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *